Cuaderno de bitácora de un aviador inquieto

En formación sobre el fuego

Hoy voy a realizar una breve crítica totalmente constructiva. Detener la inercia en los ejércitos del mundo siempre ha sido algo complicado. Muchas veces las cosas se hacen así, simplemente porque se hacen así. Aun así, en estos últimos doce años hemos visto cambiar muchas cosas para bien dentro del 43 Grupo, y eso nos alegra. Y humildemente creemos que en el tema que nos atañe, se podría mejorar. Y mucho.

El vuelo en formación no es fácil. Tradicionalmente se ha utilizado en la fuerza aérea como medida defensiva. Dos aviones de combate volaban juntos para darse protección mutua. Punto. Pero nuestro caso es diferente. Nosotros debemos volar en formación por dos motivos: para machacar de forma sucesiva el mismo objetivo, lanzando así 12.000 litros de agua en lugar de las seis toneladas habituales, y para "entorpecer" lo menos posible el trabajo del resto de medios aéreos que estén trabajando en el incendio. Muchas veces los helicópteros deben detener su carrusel de descargas para dejarnos entrar. Si entramos dos aviones juntos en formación, solo detenemos ese carrusel una vez. Básicamente es eso.

Ahora bien, el vuelo en formación no se enseña, ni se entrena, dentro de ninguno de los Planes de Adiestramiento Básico de la unidad, pero luego llegado el verano y los grandes incendios, al piloto más antiguo de los aviones en vuelo, y al director de extinción pertinente, siempre se le ocurre eso de -a partir de ahora entramos en formación y comunicamos como tal.- Y así debe ser, pues como he dicho, somos mucho más efectivos y mucho menos molestos. Pero cada año que pasa tengo más claro que es algo que deberíamos entrenar. Es más, es algo que deberíamos enseñar. Y aquí es donde es posible que nos topemos con el tradicional inmovilismo de los ejércitos del mundo.

Vista de un hidroavión en formación desde el puesto del segundo piloto

Cambiar un Plan de Instrucción o un Plan de Adiestramiento Básico no siempre es fácil. Por el contrario es fácil chocar contra el -pero si siempre se ha hecho así- o con el -pero si todo el mundo lo hace más o menos bien así, hombre.- Pero algunos creemos que se puede mejorar. Se puede mejorar la operatividad, la efectividad, la elegancia y sin duda la seguridad. Y ojo, no estoy diciendo que hacerlo como hasta ahora sea inseguro. En absoluto. Pero si afirmo que entrenando, ampliaríamos todavía más lo márgenes de seguridad y la confianza de los pilotos en la maniobra.

Como instructor no tengo acceso a todos los pilotos de la unidad. Pero en los últimos años, con la mayoría de los segundos con los que he volado en formación, en incendio, he percibido lo que es normal: esa falta total de entrenamiento en ese tipo de vuelo, esa falta total de recursos a la hora de formar, a la hora de maniobrar, a la hora de seguir a tu líder, a la hora de volar a su alrededor. A esos pilotos les intento enseñar lo que yo se. Pero eso no es suficiente.

Sin ir más lejos, hace nada, en los incendios de Valencia, llegamos a volar siete aviones en formación. Siete hidros entrando, lanzando y cargando uno detrás de otro en el mismo sitio. Y esa formación estuvo lejos de ser eficiente. A esto se une la falta de "comodidad" del piloto que lidera semejante formación. La labor del líder en este caso es muchísimo más importante que la de los puntos. Un líder con seis aviones detrás, volando en condiciones de baja visibilidad, entre montañas y a escasos centenares de pies del suelo, ¡debe estar totalmente pendiente de sus puntos! No puede maniobrar como si estuviera solo. Y ahí se ve la falta de preparación de algunos pilotos, sobre todo de aquellos de mayor empleo o antigüedad, pero de menor experiencia en el avión y en este tipo de vuelo. Y no es culpa suya... ¡No es culpa suya porque nadie les ha enseñado!

Nadie les ha enseñado, no se entrena y no aparece en el PAB. Sin embargo se les supone, como el valor al militar, cada vez que dos o más aviones se reunen en vuelo, sobre el fuego.

26 julio 2012

Tercer proyecto

Cagüentó, hoy me he dado cuenta por casualidad que tras haber realizado las últimas modificaciones en esta web, la página de inicio no se veía bien desde Internet Explorer. A parte, y todavía no se si es por el mismo motivo, ahora mismo la página no es correctamente validada por el W3C. Durante los meses de verano, al estar fuera de casa, trabajo desde mi portátil con GNU/Linux y no tengo el navegador IE para comprobar si la web se ve de manera correcta o no. Ha sido casualidad que lo comprobara desde uno de los ordenadores del trabajo. No volverá a ocurrir.

A parte, ahora mismo estoy contento porque no hace ni diez minutos que he conseguido solucionar un problema que me traía loco desde hace unos cuantos días. Y además, como debe ser, de una manera sencilla y elegante. Estoy trabajando en un tercer proyecto web, este mucho más ambicioso, y me esta obligando a seguir ampliando mis conocimientos a un ritmo que hace unos meses hubiese considerado increíble. Y claro, cuando tienes grandes ideas, escribir el código que las convierta en realidad no siempre es fácil. Pero bueno, como he dicho, ahora mismo estoy contento, pues he dado lo que para mi es un paso de gigante en el proyecto, con tan solo diez lineas de código.

25 julio 2012

Grandes incendios en Levante

Reproducimos a continuación, con permiso del autor, el artículo original escrito por el Teniente VAL, Piloto de Complemento de la unidad, con diez años de experiencia en el avión, y públicado en la Red de Defensa:

Desde el pasado día 28 de Junio y hasta el 4 de Julio, el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejercito del Aire ha estado operando sin descanso en los gravísimos incendios que han asolado el Levante español. Si bien según avanzaron los días, y el frente del incendio, se vieron afectados diversos municipios, a efectos informativos nos quedaremos con los nombres originales de las primeras salidas. Los tres impresionantes incendios que llegaron a coincidir en el tiempo, complicando sobremanera su extinción, fueron los de Cortes de Pallás y Andilla en Valencia, y el de Hellín en Albacete. El de Andilla llegó a afectar a territorio de Castellón y el de Hellín a Murcia debido a las grandes dimensiones de éstos.

48.500 hectáreas calcinadas entre el de Cortes y Andilla, más 8.000 en el de Hellín son cifras ciertamente mareantes a las que unir el todavía más triste suceso del fallecimiento en accidente de helicóptero de un compañero del "gremio" de pilotos apagafuegos en el incendio de Cortes y otros dos heridos en otro accidente de nuevo de helicóptero en el mismo incendio. Vaya desde aquí nuestro más sentido pésame a la familia del Coronel José Agustín Nieva y nuestros deseos de una muy pronta recuperación de Francisco y Roman.

Unas condiciones tremendamente favorables a la propagación del fuego se dieron esos días. Una semana previa de ola de calor con altísimas temperaturas, una humedad relativa bajísima por no decir casi inexistente y vientos de hasta 70 km/h fueron un caldo de cultivo perfecto para unos incendios de dimensiones que hacía tiempo no se recordaban. Con la investigación de las causas en curso y la sospecha de la mano del hombre detrás, como por desgracia ocurre en la mayoría de los incendios, el 43 Grupo se vio obligado, junto al resto de los profesionales de la lucha contra el fuego, a dar el 120% en su lucha contra el mismo. No son palabras exageradas. Hasta 14 aviones llegaron a operar alguno de los días cuando 12 son los comprometidos con el Ministerio de Agricultura. Un ejemplo más del tremendo nivel de operatividad que se obtiene en campaña del que se enorgullece la Unidad.

Captura realizada con una camara GoPro colocada en el flotador del plano izquierdo

Las tripulaciones, amén de cumplir una y otra vez sus períodos máximos de 9 horas de vuelo al día, durante ciclos de unos 3 días de media, se vieron enfrentados a condiciones muy difíciles y cambiantes. Vientos fuertes y muy variables, y una orografía complicada en algunas zonas hicieron que prácticamente cada carga de agua y cada descarga fuese distinta de la anterior. Las cargas en curva en el pantano de Benagéber (punto de carga de agua principal para los Foca en el incendio de Andilla), siguiendo el cañón que precede a su presa con fuerte turbulencia o las cargas con todo el mando a la derecha para conseguir compensar el viento en la de Tous (punto de carga de agua principal para los Foca en lucha contra el incendio de Cortes) son ya, por suerte, solo chascarrillos entre tripulantes en la cafetería, junto con las 40 cargas de media que se llegaron a lograr por periodo de actuación en el embalse de Camarillas (punto de carga principal en el incendio de Hellín, obviamente muy cercano al mismo).

El esfuerzo de los tripulantes fue emulado por el personal de tierra de los diversos destacamentos del 43 Grupo, muy especialmente el de Albacete, que fue inundado con una auténtica flota de aeronaves a las que atender en todas sus necesidades cuando normalmente sólo hay un avión destacado.

De reseñar es también la ayuda prestada por el personal civil del aeropuerto de Manises (Valencia) en su apoyo a las tripulaciones del 43 que pernoctaban en Valencia -y añado yo, gracias por todo, Esther; y además una chica guapísima-.

Las frías cifras suelen enmascarar ese día a día y hora a hora de la lucha sin cuartel contra el fuego pero en este caso son también espectaculares: 360 horas de extinción entre los 3 incendios en 109 salidas de extinción realizadas por nuestros aviones. 113:15 horas y 495 descargas solamente el día 2, pico de actividad por parte de la Unidad. Finalmente y poco a poco, los incendios se fueron controlando y estabilizando y a los compañeros en tierra les tocará hacer los últimos esfuerzos hasta darlos por completamente extinguidos. El 43 Grupo, mientras, ya está dispuesto a la siguiente salida allí donde se le necesite y se le reclame.

20 julio 2012

En la costa francesa

Tres surfistas esperando esa tarde en Hossegor

Nunca había estado en esa zona. Y sin duda volveré. La costa cantábrica de Francia fue la cuna del surf en el viejo continente y la escapada junto con tres amigos valío la pena. La previsión no falló. Mas bien todo lo contrario. Durante algo más de un día el mar estuvo inaccesible, por lo menos para nuestro nivel. Las olacas eran más que brutales. Nos recorrimos la costa de arriba abajo, desde Hossegor hasta la frontera española, buscando algún rincón más recogido, pero esa tarde la búsqueda fue en vano.

Sin embargo el resto de los días la cosa estuvo algo más asequible, y los baños se repartieron entre Capbreton y Hossegor. Aun así no aproveche a tope la situación, pues quise estrenar mi nueva tabla, una retro-fish 5'10'' y el cambio viniendo del "longboard" fue demasiado para esas olas. Dios, ¡me faltaba tabla por todos los lados! ¡Que cosa más pequeña!

Aun así insistí con ella, sin demasiado éxito, todo hay que decirlo jajaja, hasta el último día... El último día madrugamos y a las siete de la mañana ya estábamos en el agua. Ese día entré con el long y lo disfruté a saco. Olas grandes, con buenas paredes, y rapidas, muy rápidas. En Hossegor. Y la idea es volver. Sin duda. Una zona preciosa, una costa increíble, buenas olas, ambiente surfista por doquier, gente amable, chicas guapas y unos buenos amigos con los que compartirlo. La próxima, en otoño...

18 julio 2012

Modificando los bucles

JavaScript and jQuery, the missing manual

Anoche, una vez mas, y tras un buen parón, me puse a trabajar un poquito con el código de esta web. Hacía tiempo que tenía pendiente la modificación de la página de inicio, pues los bucles de las imágenes no cargaban correctamente cuando el navegador del usuario no las tenía alamacenadas en cache. Las imágenes tardaban demasiado en cargar y el bucle JavaScript comenzaba antes de tiempo, con lo que toda la estructura quedaba desconfigurada: o las imágenes no se veían completas, o estaban montadas unas sobre las otras. Un pequeño desastre visual. (Texto editado en agosto de 2014: todos los bucles javaScript han sido deshabilitadas en este sitio web).

Todavía no tengo los conocimientos suficientes para abordar el tema con todos los cabos atados, así que me tuve que poner a investigar, y a realizar pruebas. Al final parece que encontré una solución de compromiso, y la página parece cargar sin mayor problema en FireFox, IE, Chrome y en mi navegador de Android. Al parecer la principal causa del retraso en la carga era la estructura del código HTML en conjunción con el JavaScript para el que dicha estructura estaba diseñada. Los tres bucles estaban contenidos dentro de un [div] general, y cada conjunto de imágenes contenido dentro de otro [div] propio con su particular clase. Tenía también tres funciones JavaScript, una distinta para cada bucle.

Al simplificar la estructura y el JavaScript, dejando los tres [div] con la misma clase, y utilizando una única función para los tres, parece por ahora haberse solucionado el problema. De todos modos como digo, es una solución a medida, y sin tener todos los cabos atados, basada en la experimentación. Aunque bueno, ese es uno de los objetivos de esta web...

Aproveché, ya de paso, para añadir nuevas funciones a los bucles: ahora las imágenes salen en orden aleatorio cada vez que se carga la página, se pausa el bucle si se coloca el ratón encima, y puedo modificar los tiempos de permanencia y de transición fácilmente. Por supuesto todo eso no es mérito mio. Todo el trabajo esta hecho por el autor del código que amablemente lo cede para su uso, como en mi opinión y en la de muchos debe ser en una red abierta y libre.

29 junio 2012

2017 copyleft desliza.es

Desarrollo y diseño web por desliza.es

Creative

HTML5

CSS

RSS