Cuaderno de bitácora de un aviador inquieto

Error catastrófico

Tras un vuelo de entrenamiento, nos disponíamos a aterrizar en Santiago. Estamos establecidos en final de la pista 17, configurados y listos. En un momento dado, a pocos segundos de la toma, la torre nos ordena realizar motor y al aire. Desconociendo el motivo, abortamos la maniobra sin dilación. Ajustamos potencia de despegue y subimos el tren. Velocidad, ascenso y vamos limpiando el flap.

A los pocos segundos, con el avión limpio, perdemos potencia en el motor izquierdo. Identifico el fallo mientras mi segundo piloto, que es quien ha estado volando el avión durante toda la maniobra, se centra en controlar el avión. Estamos volando, tenemos velocidad y algo de altura, y no hay peligro aparente. Otro vistazo rápido a los instrumentos de motor y observo que la hélice no se ha abanderado. Tenemos que abanderarla manualmente. Canto la situación y mi mecánico la corrobora. -Abandera el motor derecho-. -Confirmo el derecho-. -Dale-. No han pasado ni tres segundos desde que identificamos la perdida de potencia en el motor afectado, y hasta ahora todo marcha bien.

Vista desde cabina de la hélice abanderada del motor izquierdo

Comienza la secuencia de abanderamiento manual, y en ese mismo instante veo que la he cagado. Abismalmente. El torque del motor derecho comienza a subir y sale de limites. ¡Hemos abanderado el motor operativo! Al instante le digo a mi segundo (que en estos cuatro segundos apenas ha sido capaz de seguir nuestro ritmo, centrado como estaba en mantener el avión en vuelo) que aterrice. -¡Aterriza, vamos sin motores!- Tenemos pista de sobra y velocidad. Podemos hacerlo. -¡No tenemos tren!- canta mi segundo. -¡No hay tiempo!- grita el mecánico mientras el avión comienza a desviarse hacia la izquierda. Caemos. Menos de cinco segundos...

Tu cerebro trabaja a toda velocidad. Analizas mil cosas simultaneamente mientras el tiempo parece dilatarse. Me doy cuenta de que gracias a dios el mecánico tan solo abanderó el motor derecho, sin llegar a pararlo. Sin mas, adelanto la palanca de revoluciones hasta el tope mientras digo energicamente -¡mio el avión!- Tomo los mandos, aun tenemos algo de velocidad, y unos dos cientos pies de altura. Lo nivelo y lo vuelo con suavidad, mimando su inercia, dando tiempo a que la hélice vuelva a generar tracción. Siete segundos...

Volamos. El motor derecho ha sufrido un sobre-esfuerzo brutal, pero nos permite volar. Declaro emergencia y solicito aterrizar inmediatamente. El viento es suave, así que me abro a izquierdas para después virar a derecha y tomar así por la pista contraria. Aterrizamos sin novedad, pero con el corazón en un puño.

Todos hemos oído hablar de situaciones como esta. Todos conocemos aquel incidente en Málaga en el que la tripulación paró el motor operativo, y termino estrellada y muerta a pocos cientos de metros de la pista. Siempre somos conscientes de ello. Siempre crees que a ti no te va a pasar. Siempre crees que tu vas atento. Sin embargo me pasó. Y no me cuesta reconocerlo, todo lo contrario. Aunque vamos tres en cabina, la culpa fue mía. Yo fui el que cantó que la hélice no se había abanderado. Cuando si lo hizó. La izquierda. Yo fui quien llevo al huerto a los otros dos tripulantes, y terminamos abanderando el motor operativo, el derecho.

Experiencia, calma, control, serenidad, suerte, mucha suerte. Llámalo como quieras. Al final conseguimos salvar la situación, el avión y la vida. Eran las nueve de la mañana, y estábamos en el simulador del 43 Grupo...

29 mayo 2012

Otros dos aviadores

Dos pilotos en la cabina de un CASA C101 Aviojet

Hace unas semanas, mientras yo estaba en Vietnam, me enteré de que había caido un avión a escasos kilómetros de mi base. Un C-101 de la Academia General del Aire. Un pequeño reactor biplaza de entrenamiento. Los dos pilotos, alumno e instructor, fallecieron. Yo conocía al instructor. En el año 2000 hicimos juntos el curso Elemental de vuelo, en esa misma Academia de la que él despegó con su alumno ese fatídico día. En los cerca de doce años que llevo volando he visto caer a demasiados pilotos. A algunos no los conocía, pero a otros si. Este resulta algo más cercano, pues literalmente aprendimos a volar juntos. El segundo piloto era un joven alumno, y llevaba dos años volando; aprendiendo a volar. Esto, en el Ejército, siempre nos toca de cerca a todos los que volamos. Descansen en paz...

25 mayo 2012

Tras la tempestad

Haz click para ver el vídeo

Parece que llega la calma. Hace algo más de un mes que quería compartir este nuevo vídeo. Más vale tarde que nunca.

Ha sido una primavera un tanto ajetreada. Demasiados incendios con las quemas de los ganaderos del norte de la península. En Cantabria nos metimos unas buenas sesiones entre pecho y espalda. Realmente nunca había tenido la necesidad de cargar durante varios días y durante muchas horas al día en el mar Cantábrico. Ahí no hay protección alguna. Cargas a mar abierto. Me sorprendió la pericia de mi segundo piloto. Le habían enseñado bien y eso siempre se agradece, porque si no me hubiera tenido que chupar yo todas las cargas, o hubiéramos tenido que alternar entre el mar y el pantano más cercano, que de cercano al incendio, no tenía nada... A los pocos días se lió en Galicia, como siempre. Ya relaté un par de entradas atrás nuestra actuación en el principal incendio de la zona. Ahora llegando a mitad de mayo, ya huele a Campaña en el 43 Grupo. En mi caso como viene siendo habitual, repartida entre Madrid y Santiago. La espero con ganas...

11 mayo 2012

Esta vez, Indochina

Imagen retocada de la bahía de Ha Long

Bueno, aquí estoy ultimando los detalles y completando la mochila con la que me voy a Vietnam cerca de veinte días. No es un viaje de surf, pues aunque el país tiene algo más de mil millas de costa, la verdad es que no es especialmente conocido por sus olas. Aun así, más de un día y en más de un lugar, entraremos al agua... Cambiando de tema, y aunque no corresponda a esta sección, he hecho unas cuantas modificaciones en la web, ya que estoy aprendiendo a jugar con jQuery. Si los bucles de las imágenes de la página de inicio no se ven bien, es porque a vuestro navegador no le ha dado tiempo a almacenarlas en memoria. Si pulsáis de nuevo en desliza.es no deberíais tener ningún problema. Es algo que tendré que pulir a la vuelta... ¡Buenas olas!

20 abril 2012

JavaScript y HTML5

JavaScript y HTML5

Quería mejorar la apariencia de la web que estoy desarrollando. Vamos, que quería que poco a poco fuese siendo algo más dinámica, más actual, con algo de movimiento y demás. Y no sabía por donde empezar. Tenía claro que codificando HTML puro y duro no iba a conseguirlo, y por el momento no quería, ni quiero, tocar nada de Flash. Así que leyendo, hace tres días, me encontré con JavaScript, un lenguaje de programación interpretado. Primero estudié un par de códigos ya montados que encontré cedidos por la red, pero me parecían excesivamente complejos para lo que conseguían, y eran excesivamente antiguos, de hace más de cinco años. Así que seguí leyendo, y llegué a la conclusión de que había llegado el momento de aprender a programar en JavaScript. Y en ello estoy, y como he creado mi primer programilla, el que hace que estas dos imágenes de aquí al lado se alternen en ese bucle sin fin, he decidido escribir esta breve entrada. (Texto editado en agosto de 2014: este bucle javaScript han sido deshabilitado).

Las imágenes que alternan son el logo no oficial de JavaScript y el del que será el próximo estándar en desarrollo web: HTML5. Y como no hay que quedase atrás, me he metido también con dicho estándar, y estoy en proceso de migrar toda esta web al mismo. De hecho esta página que estas leyendo ya cumple el nuevo estándar. He tenido que quitar un par de atributos obsoletos y que modificar algunos parámetros en la cabecera del código, pero poco mas. Así que a partir de ahora, con estas dos herramientas, tengo un horizonte mucho más amplio. Se que tengo mucho que aprender en el mundo de la programación, y tengo ganas. A ver si también tengo el tiempo necesario.

14 abril 2012

2017 copyleft desliza.es

Desarrollo y diseño web por desliza.es

Creative

HTML5

CSS

RSS